Climaterio, ¿qué es?

Hoy comparto esta publicación, escrita con mucho cariño, a petición de varias amigas, seguidoras, pacientes y vecinas. Y si los chicos queréis, elaboraré con el mismo cariño un artículo sobre la andropausia o menopausia masculina, llamada familiarmente “pitopausia”.

Comenzaré el artículo recordándoos que la menopausia es un estado fisiológico, un proceso natural en el que las mujeres dejamos de ovular y, por tanto, de menstruar. Podemos decir que estamos en la menopausia cuando han pasado unos 12 meses la última regla.

Por el contrario, el climaterio es un periodo mucho más amplio (engloba varias etapas: premenopausia, perimenopausia, menopausia y postmenopausia) y se produce como consecuencia del agotamiento ovárico, asociado a la disminución de estrógenos.
La Organización Mundial de la Salud hace referencia al climaterio como una etapa de la vida de la mujer, situada entre los 45 y los 64 años de edad y representa la transición entre el periodo fértil y la pérdida de actividad folicular ovárica.

Durante este tiempo se producen cambios y se demuestran mediante sofocos, aumento de grasa, resistencia a la insulina, pérdida de masa muscular, ralentización del metabolismo, cambios de humor, etc… siendo uno de los más significativos la disminución gradual del gasto energético.
Por eso es aconsejable realizar cambios en las aportaciones alimentarias a nuestro organismo.

NUTRICIÓN Y CLIMATERIO: PUNTOS CLAVE

Aquí os enumero los factores determinantes en esta fase de nuestras vidas:

  1. Las necesidades nutricionales en esta etapa tienen características relevantes, debido al aumento de factores de riesgo, pudiendo sufrir enfermedades cardiovasculares, síndrome metabólico, obesidad, hipertensión arterial, osteoporosis y cáncer, entre otras, relacionadas con la disminución de estrógenos principalmente.
  2. La disminución de estrógenos afecta al metabolismo lipídico, que junto con el aumento de la grasa abdominal, provoca alteraciones en los niveles sanguíneos de colesterol, favoreciendo el aumento de colesterol total.
  3. Las mujeres durante esta etapa, tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  4. EL calcio: importante una ingesta adecuada de este mineral, para la prevención de osteoporosis.

Además de estos puntos, debes tener en cuenta que el aumento de peso y la obesidad son factores que nos predisponen para que los sofocos sean más frecuentes e incluso de mayor intensidad, agravados si eres consumidora habitual de alcohol y cafeina.

En función de estos puntos os recomiendo una alimentación equilibrada (en función de tu edad, talla, peso) adaptando el aporte de calorías diarias a tu actividad física, aumentando la ingesta de calcio y limitando el aporte de grasas saturadas.

RECOMENDACIONES DIETÉTICAS DURANTE EL CLIMATERIO

A continuación os indicio los puntos importantes para mitigar los efectos del climaterio:

  1. Reducir el consumo de sal.
  2. Aumentar el consumo de fibra.
  3. Tomar alimentos con vitamina K2 (huesos sanos).
  4. Aumentar la ingesta de alimentos ricos en calcio.
  5. Reducir el consumo de grasas saturadas.
  6. Potenciar el consumo de aceite de oliva virgen extra y frutos secos.
  7. Evitar las bebidas estimulantes, azucaradas, con gas y alcohólicas.

Y por último, y a petición de algunas pacientes, termino este artículo con un recordatorio de la Ostoporisis que es, probablemente, el trastorno metabólico más frecuente de los huesos por la disminución de masa ósea, que ocasiona un aumento de la fragilidad ósea y un aumento del riesgo de fractura.

Para mitigar sus efectos te aconsejo revisar tu consumo de vitamina D, que facilita la absorción y metabolización del calcio que, a su vez, es el mineral más importante para mantener una buena salud ósea.

Por otra parte debemos consumir con moderación las solanáceas (patatas, pimientos y berenjenas) ya que tienen solanina, una sustancia que favorece la retirada del calcio de la sangre a través de la orina, cargando así nuestros riñones y aumentando las probabilidades de cálculos renales. Y el azúcar refinado, pues produce descalcificación de los huesos. Por decirlo de otra forma, nos “roba” el calcio almacenado, primero de los huesos y después de los dientes.

Si tienes más dudas sobre estos períodos naturales que, antes o después, llegarán y quieres saber cómo afrontarlos de una forma sana y equilibrada, ponte en contacto conmigo y juntas haremos que sólo sea una etapa más y que no afecte a tu modo de vida.

Deja un comentario

error: Este contenido está protegido