¿Cómo has de alimentarte cuando tienes los famosos sofocos?

Los sofocos son aumentos repentinos de la temperatura corporal durante la menopausia, haciéndonos sudar o sentir escalofríos. Suelen afectar al cuello, la cara o el pecho y su duración es muy variable.

Nuestra composición corporal, nuestro hábitos de vida y nuestra alimentación redundan directamente en los sofocos. A mayor índice de masa corporal (IMC), mayor incidencia de sofocos, puesto que aumentan los marcadores inflamatorios que está directamente relacionados con los sofocos. Por otra parte las mujeres fumadoras también tienen más probabilidades de padecer sofocos pues según varios estudios las mujeres que fuman más y llevan más años fumando, padecen más sofocos y más intensos que las no fumadoras. y por último, la ingesta de bebidas alcohólicas también influyen directamente en los sofocos, ya que el consumo de alcohol hace aumentar la grasa visceral y la inflamación.

Por consiguiente, realizar cambios en la alimentación y en estilo de vida producen mejoras evidentes, pues los sofocos, el cansancio y los cambios de humor, disminuyen considerablemente. Y para ello te ofrezco una serie de consejos nutricionales que te ayudarán a mejorar esta inevitable etapa de nuestras vidas:

• Consumir cereales integrales.

• Reducir el consumo de sal.

• Beber mucha agua (ayuda a la termorregulación).

• Consumir alimentos naturales y poco procesados.

• Limitar el consumo de carnes ultraprocesadas.

• Limitar el consumo de café y picante (favorecen los síntomas vasomotores).

Si tienes dudas o no sabes cómo enfocar estos cambios aplicándolos a tu alimentación, ¡No lo dudes! ponte en contacto conmigo y juntas encontraremos el equilibro perfecto entre alimentación y estilo de vida para que los sofocos no te condicionen.

error: Este contenido está protegido