Fortalecimiento del sistema inmunológico a través de la dieta y la nutrición

Fortalecimiento del sistema inmunológico a través de la dieta y la nutrición

La enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) fue anunciada como una pandemia mundial por la Organización Mundial de la Salud. Para tener las defensas en un estado óptimo, es fundamental una…

La enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) fue anunciada como una pandemia mundial por la Organización Mundial de la Salud. Para tener las defensas en un estado óptimo, es fundamental una alimentación adecuada, adaptada a ti y a tus necesidades específicas. Para que nuestro cuerpo funcione bien, tenemos que pensar en global, con el objetivo de mejorar la salud, pero actuar en local, para potenciar nuestro sistema inmunológico. Se sabe que una respuesta inmune óptima depende de una dieta y nutrición adecuadas. Por ejemplo, una ingesta suficiente de proteínas es crucial para una producción óptima de anticuerpos. También, el bajo nivel de micronutrientes, como la vitamina A o el zinc, se ha asociado con un mayor riesgo de infección. Con frecuencia, el estado deficiente de los nutrientes se asocia con la inflamación y el estrés oxidativo, que a su vez pueden afectar el sistema inmunológico. Una alimentación, donde estén presentes componentes con funciones antiinflamatorias y antioxidantes (vitamina C, vitamina E y fitoquímicos como carotenoides y polifenoles, vitamina D, etc.) favorece un óptimo estado de nuestras defensas frente a la COVID. También se ha demostrado que la fibra dietética, produce efectos antiinflamatorios.

Un estado óptimo de nutrientes relevantes reduce de manera efectiva la inflamación y el estrés oxidativo, fortaleciendo así el sistema inmunológico.

En diciembre de 2019, se observó un grupo de casos de neumonía causados ​​por un virus previamente desconocido en la ciudad de Wuhan, China. Este virus es ahora bien conocido como el síndrome respiratorio agudo severo coronavirus-2 (SARS-CoV-2). La manifestación del SARS-CoV-2 puede ser asintomática o de moderada a grave con tos, fiebre y dificultad para respirar. En casos más graves, las complicaciones pueden incluir síndrome de dificultad respiratoria aguda, complicaciones cardíacas agudas, síndrome de disfunción multiorgánica, shock séptico y muerte. Se cree que estas complicaciones están relacionadas con lo que se ha descrito como la tormenta de citocinas, en la que la replicación viral desencadena una liberación anormalmente fuerte de citocinas y otros estímulos relacionados con el sistema inmunológico, lo que da como resultado una hiperinflamación.

El brote de esta enfermedad infecciosa ha evolucionado rápidamente. Se han implementado políticas estrictas para controlar la enfermedad, incluidas políticas para practicar el distanciamiento social y alentar o incluso obligar a las personas a quedarse en casa. Especialmente durante los confinamientos, que a menudo se perciben como estresantes, con frecuencia nos encontramos perdidos en cuanto a patrones dietéticos óptimos y estado nutricional adecuado para mantenerse saludables. Para prevenir infecciones, un sistema inmunológico funcional saludable es primordial, y una base importante para una respuesta inmune óptima es una dieta adecuada y equilibrada.

Para prevenir infecciones, un sistema inmunológico funcional saludable es primordial, y una base importante para una respuesta inmune óptima, es una dieta adecuada y equilibrada.

Un estado nutricional óptimo también es fundamental para modular los procesos inflamatorios y de estrés oxidativo, todos ellos interrelacionados con el sistema inmunológico. Los componentes dietéticos y nutricionales que se sabe que ejercen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes incluyen ácidos grasos omega-3, vitamina A, vitamina C, así como una variedad de fitoquímicos, como polifenoles y carotenoides, que están ampliamente presentes en alimentos de origen vegetal

La fibra dietética presente en los alimentos de origen vegetal se ha asociado con varios beneficios para la salud, incluidas propiedades antiinflamatorias, a través de la fermentación por la microbiota intestinal y la consiguiente formación de compuestos metabólicos, especialmente ácidos grasos de cadena corta (AGCC). De hecho, la fibra dietética y una variedad de fitoquímicos como los polifenoles se han propuesto influir en la microbiota intestinal, teniendo efectos probióticos como favorecer el crecimiento de bacterias asociadas con beneficios para la salud, como las Bifidobacterium, y reducir potenciales patógenos como las ClostridiumEstos aspectos son de interés, ya que se han informado complicaciones gastrointestinales como la diarrea después de una infección por SARS-CoV-2 (COVID-19).

Los componentes dietéticos y nutricionales que se sabe que ejercen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes incluyen ácidos grasos omega-3, vitamina A, vitamina C, así como una variedad de fitoquímicos, como polifenoles y carotenoides, que están ampliamente presentes en alimentos de origen vegetal.

El sistema inmunológico, COVID-19 e inflamación

En general, en la primera exposición a patógenos, se produce una fuerte respuesta del sistema de defensa innato al comienzo de la fase de infección. Como tal, un cierto nivel de inflamación es fisiológico y necesario para el desencadenamiento óptimo de la respuesta inmune. Sin embargo, la inflamación sistémica de bajo grado es común en varias enfermedades, incluidas las enfermedades cardiovasculares (ECV), las enfermedades inflamatorias del intestino (EII), la diabetes tipo 2 (DT2), la artritis, el cáncer y la obesidad.

Además de la activación de la respuesta inflamatoria y el estrés oxidativo, que están íntimamente relacionados con el sistema inmunológico, el sistema inmunológico está interrelacionado con múltiples aspectos de la regulación fisiológica como la regulación hormonal, regulación metabólica, ritmos circadianos, así como la utilización de nutrientes.

La desnutrición puede comprometer la respuesta inmunitaria, alterando la función y la regeneración celular y haciendo que seamos más propensos a las infecciones. Por ejemplo, es bien sabido que en áreas económicamente pobres con desnutrición proteica, el riesgo de infección es elevado, aunque otros factores como las enfermedades tropicales también pueden ser un factor. Además, la inflamación relacionada con los malos hábitos alimenticios ha alcanzado proporciones alarmantes, especialmente con respecto a numerosas enfermedades cardio-metabólicas relacionadas con la inflamación crónica de bajo grado como el sobrepeso/obesidad, la diabetes tipo 2, el síndrome metabólico y las enfermedades autoinmunes y cardiovasculares. Un creciente cuerpo de evidencia científica destaca que las modificaciones dietéticas y los factores nutricionales pueden incidir fuertemente en la inflamación crónica de bajo grado y en el riesgo y síntomas de una infección viral. Estos factores nutricionales y modificaciones dietéticas pueden sirven para la prevención de la inflamación y el estrés oxidativo y el fortalecimiento del sistema inmunológico, pero también pueden ayudar en la estrategia y manejo de enfermedades e infecciones.

La consideración de los componentes de la dieta y los factores nutricionales durante la crisis de COVID-19 puede servir para fortalecer el sistema inmunológico para la prevención de infecciones, así como para promover la salud general.

Componentes de la dieta como factores clave de un sistema inmunológico fuerte y bajo riesgo de infección

1. Proteinas

Se han reconocido los aspectos proinflamatorios de las proteínas de origen animal y las propiedades antiinflamatorias de las proteínas de origen vegetal (más vegetales y menos animales, como bien dice mi apreciado Julio Basulto. También se sabe que las proteínas de alto valor biológico, es decir, que contienen los aminoácidos esenciales en las cantidades necesarias, pueden reducir la respuesta glucémica posprandial y mejorar la saciedad debido a su efecto sobre la retención gástrica prolongada y el tiempo de tránsito gastrointestinal. Por tanto, las proteínas de alta calidad son un componente esencial de una dieta antiinflamatoria. Se sabe que el consumo de una determinada cantidad de proteínas de alto valor biológico es crucial para la producción óptima de anticuerpos.

A partir de observaciones en humanos y de experimentos en animales, se sabe que una dieta con un contenido muy bajo de proteínas puede ser perjudicial para combatir la infección. 

2. Lípidos

Los ácidos grasos pueden alterar significativamente las respuestas inmunitarias. En particular, los ácidos grasos omega-3 parecen tener la capacidad antiinflamatoria más potente, aunque no todos los ácidos grasos omega-3 son antiinflamatorios.

Un desequilibrio de ácidos grasos, como los ácidos grasos saturados / insaturados y los ácidos grasos omega-6 / omega-3 tiene importantes implicaciones para el funcionamiento del sistema inmunológico.

3. Carbohidratos y Fibra Dietética

La hiperglucemia aguda inducida por un índice glucémico alto y la respuesta aguda de la insulina, debido al alto consumo de carbohidratos procesados ​​(harina blanca, azúcar refinada), provocan una sobrecarga de la capacidad mitocondrial y un aumento de la producción de radicales libres. Incluso una sola comida de alto índice glucémico se ha asociado con un aumento inmediato de citocinas inflamatorias y proteína C reactiva. La elección de carbohidratos de mayor calidad puede mejorar la glucemia y reducir las respuestas inflamatorias. Del mismo modo, los alimentos menos procesados ​​y con bajo contenido de glúcidos, como verduras, frutas, nueces, semillas y cereales integrales, no desencadenan tales efectos inflamatorios adversos, esto se atribuye a matrices alimentarias más complejas que ralentizan la digestión y absorción de carbohidratos.

Otra ventaja de la ingesta de cereales integrales es también una composición del microbioma intestinal más favorable, que reduce tanto la inflamación intestinal como la sistémica, e incluso pequeños aumentos de solo 5 g de fibra adicional por día pueden ser beneficiosos.

Vitamina A

La deficiencia de vitamina A se ha asociado tradicionalmente con un mayor riesgo de infección. La vitamina A interviene en la formación de capas mucosas sanas, como las del tracto respiratorio y el intestino, necesarias para la secreción de mucina y la mejora de las funciones inmunitarias.

Además, las personas con niveles bajos de vitamina A presentan alteraciones del epitelio pulmonar y el parénquima pulmonar, lo que aumenta el riesgo de disfunción pulmonar y enfermedad respiratoria. Esto es particularmente relevante considerando los efectos que tiene COVID-19 sobre la función pulmonar.

Vitamina D

La forma activa de vitamina D, el calcitriol, es más conocida por su papel regulador en la homeostasis del calcio y, por tanto, en la salud ósea, pero también se ha demostrado que regula el sistema inmunológico. De hecho, el funcionamiento de las células T de nuestro sistema inmunológico está estrechamente relacionado con la vitamina D. La vitamina D ha sido objeto de controversias por su función en la prevención y el tratamiento de la gripe, y la OMS ha analizado su función en la prevención de enfermedades respiratorias en niños.

Un estudio reciente que incluyó 780 casos confirmados de infección por SARS-CoV-2 determinó la mortalidad y los factores asociados con un enfoque especial en el estado de la vitamina D. Los casos de ancianos y hombres con afecciones preexistentes y niveles de vitamina D por debajo de lo normal se asociaron fuertemente con un aumento de las probabilidades de muerte. Los que tenían un estado insuficiente de vitamina D tenían casi 13 veces más probabilidades de fallecer.

Vitamina E

La vitamina E existe en las principales formas de tocoferoles y tocotrienoles, y la mayoría de las investigaciones se centran en los efectos de los primeros. Los tocoferoles están presentes en grandes cantidades en nueces y aceites vegetales, mientras que los tocotrienoles se encuentran predominantemente en algunas semillas y granos (salvado de arroz, la cebada, el achiote o el germen de trigo). Aunque las deficiencias de vitamina E son poco frecuentes en los seres humanos, pueden producirse deficiencias secundarias, por ejemplo, después de un trastorno de mala absorción intestinal.

Vitamina C

Se encontraron efectos positivos en algunos ensayos, como acortar la duración de los resfriados. Por ejemplo, en un ensayo controlado con participantes de edad avanzada, 200 mg / d de ácido ascórbico durante 4 semanas mejoraron la condición respiratoria. En otro ensayo en 3135 niños, la suplementación de vitamina C con 0,5-2 g / día no previno la infección de las enfermedades del tracto respiratorio superior, pero redujo la duración de la infección en 1,6 días.

Vitaminas B

Las vitaminas B están involucradas en muchos procesos enzimáticos relacionados con la energía. La riboflavina (vitamina B2 ), ya que es un fotosensibilizador, se empleó junto con la radiación ultravioleta para reducir la carga viral de lotes de sangre para transfusión y, como tal, influyó eficazmente en el coronavirus relacionado con el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) en plasma humano.

Diagrama esquemático que muestra las interacciones entre los componentes dietéticos seleccionados, el sistema inmunológico y la infección viral. Abreviaturas: CH: carbohidratos; GALT: tejido linfoide asociado al intestino; GPR: receptores acoplados a proteína G; FA: ácidos grasos; GI / GL: índice / carga glucémica; RAR / RXR: receptor de ácido retinoico / receptor X de retinoide; AGCC: ácidos grasos de cadena corta; TF: factores de transcripción; VDR: receptor de vitamina D.

Conclusiones

La evidencia científica indica que una alimentación que contenga cantidades adecuadas de proteínas, particularmente glutamina, arginina y aminoácidos, ácidos grasos omega-3, reducción de ácidos grasos saturados y en la cual los azúcares refinados no estén presentes (o si lo están, en cantidades muy discretas), además de un alto contenido de fibra y micronutrientes que incluyan vitamina A, vitamina D, vitamina C, vitamina E, vitaminas B, zinc, selenio y hierro tiene un impacto positivo en nuestra función inmunológica.

Fundamental: un estado nutricional óptimo para reducir la inflamación y el estrés oxidativo, fortaleciendo así el sistema inmunológico. Además, también deben tenerse en cuenta factores como la medicación, contaminantes ambientales y estilo de vida, lo que hace realmente útil una monitorización y seguimiento dietético-nutricional por parte de un profesional, que valore, defina y ayude a crear hábitos alimenticios óptimos y eficaces adaptados a las condiciones particulares y modo de vida de cada uno.

Un aspecto importante a tener en cuenta es el control de la inflamación crónica de bajo grado relacionada con enfermedades crónicas:

  • Obesidad.
  • Diabetes.
  • Hipertensión.
  • Enfermedades autoinmunes.

Esto podría ser posible mediante el control de las deficiencias nutricionales y la promoción de un estado nutricional adecuado, lo que podría mejorar la respuesta inmunitaria en fases de infección.

El control de las deficiencias nutricionales y la promoción de un estado nutricional adecuado, puede mejorar la respuesta inmunitaria en fases de infección.

Referencias

MDPI and ACS Style

Iddir, M.; Brito, A.; Dingeo, G.; Fernandez Del Campo, S.S.; Samouda, H.; La Frano, M.R.; Bohn, T. Strengthening the Immune System and Reducing Inflammation and Oxidative Stress through Diet and Nutrition: Considerations during the COVID-19 Crisis. Nutrients 2020, 12, 1562. Recuperado de https://www.mdpi.com/2072-6643/12/6/1562/htm

Publicado por Ana Vidal

Me llamo Ana Vidal, soy dietista titulada y coach nutricional. Cuando digo que mi trabajo es vocacional, es porque crecí rodeada de la problemática que supone tener exceso de peso. Eso hizo despertar mi interés por el mundo de la nutrición y dietética, por el cuidado personal y en cómo las emociones influyen en que te alimentes de una manera u otra. Mi vida laboral comienza en el año 2009, realizando talleres de alimentación saludable e impartiendo charlas sobre hábitos de vida saludables. También soy Técnica en obesidad y sobrepeso, Técnica especialista en Nutrición Deportiva, Experta en Trastorno de la Conducta Alimentaria y Certificada como Coach en la Universidad Antonio Nebrija. Y lo más importante: madre de dos soles, entre otras tantas cosas...

También te Puede Interesar…

Alimentos beneficiosos para la piel y el uso de mascarillas

Alimentos beneficiosos para la piel y el uso de mascarillas

En este artículo, he recopilado una serie de alimentos que, incorporados a nuestra dieta, pueden favorecer la recuperación de nuestra piel y ayudar a prevenir estas afecciones. El uso continuado de mascarillas que la pandemia del virus SARS COV2 (COVID19) nos obliga a realizar en la mayoría de nuestros ámbitos cotidianos, crea un ambiente oclusivo y húmedo que hace que sean frecuentes las lesiones en la zona bucal y su periferia.

Hamburguesas vegetales. Receta ilustrada de @evablue.

Hamburguesas vegetales. Receta ilustrada de @evablue.

Gracias a Eva, más conocida en instagram, como @evablu por esta maravillosa ilustración. Eva es arquitecta de profesión, apasionada por la ilustración, una artista 10, mejor persona y excelente madre. Es un placer para mi, poder colaborar con ella y presentaros esta genial receta para hacernos unas saludables hamburguesas vegetarianas, con la peculiaridad de poder compartir con vosotros esta increíble ilustración.

Golosinas: gominolas, chicles y caramelos.

Golosinas: gominolas, chicles y caramelos.

En medio del debate sobre si es conveniente el retorno de los más pequeños a las aulas en la situación actual de pandemia que vivimos provocada por el virus del COVID19, desde la perspectiva de la alimentación, quiero recuperar este post sobre las golosinas que, en condiciones de normalidad, siempre…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 3 =

Información básica sobre protección de datos
  • Responsable de los datos: Ana Mª Vidal Fragua.
  • Finalidad:  gestionar el envío a tu e-mail de las publicaciones de mi blog.
  • Legitimación:  tu consentimiento al suscribirte al boletín de novedades.
  • Almacenamiento de los datos:  base de datos alojada en SiteGround Spain S.L.
  • Derechos:  tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y borrar tus datos.
  • Información adicional:  puedes consultar más información detallada sobre Protección de Datos en mi Política de Privacidad.

Pin It on Pinterest