Pensamientos que impiden cuidar de tu alimentación

Pensamientos que NO ayudan a cuidar tu alimentación

Ciertos pensamientos, nos limitan, para cuidar nuestra alimentación y nuestra salud.En ocasiones, estos pensamientos, están interiorizados, se terminan creyendo y se utilizan para justificar que no se puede adelgazar. Conoce…

Ciertos pensamientos, nos limitan, para cuidar nuestra alimentación y nuestra salud.
En ocasiones, estos pensamientos, están interiorizados, se terminan creyendo y se utilizan para justificar que no se puede adelgazar.

El cambio de hábitos alimentarios ha de ser progresivo, enfocado siempre a lograr calidad de vida y bienestar… pero si nos limitamos con ciertos pensamientos… evitamos alcanzar nuestro objetivo.

Entre los pensaminetos más habituales que NO ayudan a cuidar la alimentación me suelo encontrar:

  • Ahora no es buen momento.
  • Soy de los que “me gusta comer mucho”.
  • No me gustan las verduras ni las frutas.
  • Como siempre fuera de casas.
  • Comer sano es caro.
  • He realizado muchas dietas sin un buen resultado.

Ahora no es buen momento

Con esta frase, aplazamos el momento de empezar a cuidar nuestra alimentación, para después de: la boda, de las fiestas o del verano. Mientras tanto, evitas cuidarte y tus hábitos alimentarios van empeorando. Casi sin darte cuenta, vas cogiendo más kilos y cuando realmente quieres empezar, te cuesta más, llegando incluso a agobiarte. En ocasiones, llegando a descontrolarte con la comida y si esto te ocurre varios días a la semana, puede llegar a deteriorar tu calidad de vida y a una baja autoestima.

No esperes a que llegue el momento perfecto. Haz del ahora el momento perfecto y disfruta del proceso. Nacimos para ser felices y para crear momentos felices. Cuidar tu alimentación es mimar tu cuerpo, ese lugar en el que vives.

Además, recuerda que las personas que tienen una finalidad, un objetivo (en este caso, cuidar su alimentación) tienen más razones, para ser felices (frase de Marían Rojas Estapé).

Soy de los que “me gusta comer mucho”

Es normal que te guste comer, puesto que comer es un placer.

Es tan importante lo que comes como la forma de comer.

Cuando comes de forma inconsciente, rápido y sin apenas darte cuenta de lo que comes, podemos estar ante un problema. Cuando quieres frenar y no puedes o te cuesta mucho. Cuando la comida te domina. Cuando te cuesta parar de comer.

No me gustan las verduras ni las frutas

Lo primero que debemos tener claro, es que la pauta nutricional, siempre ha de ser personalizada y adaptada a cada persona.

No todas las personas, pueden comer verduras ni frutas, ya sea por intolerancia a la fructosa, alergias alimentarias, etc.

En ocasiones, no es que, no nos gustan verduras. Lo que realmente suele pasar, es que no nos gusta la preparación culinaria habitual.

Un claro ejemplo es el brócoli: el brócoli hervido no suele gustar, pero cuando lo rallamos, lo pasamos por la sartén, le añadimos unas gambas y huevo, nos gusta.

Un caso similar, es el de la coliflor con bacalao, que a muchos niños les horroriza, sin embargo, cuando esa coliflor la desmenuzamos con el bacalao, la integramos y la gratinamos con queso, a los niños les encanta.

Como siempre fuera de casa

Ya sea por trabajo, por temas familiares, comer fuera de casa y cuidar la alimentación es posible.

Un truco sencillo es compartir postre.

Otro truco es evitar las guarniciones del tipo: patatas fritas, pasta no integral, etc.

Comer sano es caro

Más bien todo lo contrario, comer sano es más económico y máximo cuando nos organizamos.

Entre los factores que más economizan la compra sana podemos encontrarnos con:

  • Cuando empezamos a cuidar nuestra alimentación, evitamos los alimentos fritos y nos pasamos a la plancha, reduciendo de forma importante, el consumo de aceite.
  • Desaparecen los antojos culinarios, con lo cual, el ahorro en “chocolates”, comidas capricho a domicilio, empanadillas y   demás, es considerable.
  • Al comer más sano, reducimos el consumo de carne y alimentos como: jamón serrano, quesos curados, etc. Cuyo precio es mucho mayor, que los alimentos que forman parte de una alimentación saludable.
  • Cuando mejoramos nuestra alimentación, solemos ir a comprar al mercado y no al supermercado. En el mercado, la variedad de alientos ultraprocesados y envases de colores, es casi inexistente, con lo cual, evitamos comprar por impulso.
  • Las personas que cuidan su alimentación beben generalmente: agua, café e infusiones, cuyo precio es muy inferior a las bebidas que suelen tomar las personas que no se cuidan: bebidas azucaradas, vinos, ginebras, cervezas, etc.

He realizado muchas dietas

Es normal que hayas realizado alguna dieta o seguido algún protocolo alimentario durante una o varias etapas de la vida. Unas veces por necesidad y otras por curiosidad, como pasa con el ayuno intermitente, por ejemplo.

En todo caso, que no haber logrado antes tu objetivo, no quiere decir, que ahora no lo puedas alcanzar y lo más importante, mantener.

Es muy habitual, la dieta que has realizado anteriormente, ahora no te resulte, puesto que tus circunstancias actuales, son diferentes. También es posible que no te hayas saltado la fase de mantenimiento o sencillamente que ahora estás en una etapa de la vida (por ejemplo: perimenopausia, menopausia, etc.) que antes no estabas.

¿Quieres que lo consigamos?

Mi formación especializada, mi experiencia y sobre todo, mi gran vocación por el bienestar, la alimentación saludable y el gusto por la cocina, me ha permitido desarrollar mi método 100% resultados probados, combinando los alimentos en programas adaptados a tí y a tus gustos. El seguimiento dietético con el que, paso a paso te acompaño para que consigas tus objetivos, te permitirán sentirte cada día con motivación para lograrlos.

Trabajaremos juntos para eliminar aquello que genere un bloqueo entre ti y el logro de nuestra meta, conectándolo con un plan nutricional profesional. Así lograremos el equilibrio nutricional perfecto junto que, con un seguimiento dietético y motivacional, te hará disfrutar de nuevo del placer de la comida y mantendrás unos hábitos saludables de forma fácil.

Conoce más sobre mí método 100% resultados probados.

Publicado por Ana Vidal

Me llamo Ana Vidal, soy dietista titulada y coach nutricional. Cuando digo que mi trabajo es vocacional, es porque crecí rodeada de la problemática que supone tener exceso de peso. Eso hizo despertar mi interés por el mundo de la nutrición y dietética, por el cuidado personal y en cómo las emociones influyen en que te alimentes de una manera u otra. Mi vida laboral comienza en el año 2009, realizando talleres de alimentación saludable e impartiendo charlas sobre hábitos de vida saludables. También soy Técnica en obesidad y sobrepeso, Técnica especialista en Nutrición Deportiva, Experta en Trastorno de la Conducta Alimentaria y Certificada como Coach en la Universidad Antonio Nebrija. Y lo más importante: madre de dos soles, entre otras tantas cosas...

También te Puede Interesar…

Aprender a comer

Aprender a comer

Cuando aprendes a comer Valoramos todos los avances....el peso es un dato más y no el principal.Tu...

Veganismo y vegetarismo

Veganismo y vegetarismo

No comer carne ni pescado es una opción personal, sujeta a diversos motivos. La gran diferencia entre los veganos y los vegetarianos, es que los vegetarianos, sí toman productos de origen animal, pero no implica, que para obtenerlos, se mate al animal. Ejemplo: miel, huevos, lácteos, etc.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cinco =

Información básica sobre protección de datos
  • Responsable de los datos: Ana Mª Vidal Fragua.
  • Finalidad:  gestionar el envío a tu e-mail de las publicaciones de mi blog.
  • Legitimación:  tu consentimiento al suscribirte al boletín de novedades.
  • Almacenamiento de los datos:  base de datos alojada en SiteGround Spain S.L.
  • Derechos:  tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y borrar tus datos.
  • Información adicional:  puedes consultar más información detallada sobre Protección de Datos en mi Política de Privacidad.

Pin It on Pinterest