La situación sanitaria, los problemas familiares, la pérdida de un ser querido, el exceso de trabajo o las preocupaciones financieras, entre otras circunstancias, pueden provocar estrés. Para los niños y los adolescentes, la separación de los padres, la presión...