El estrés acumulado está relacionado  con la forma en la que comemos. El estrés hace que se coma mal y rápido, dando lugar a problemas digestivos, déficit de absorción, etc. El estrés favorece la ingesta de alimentos que podrían denominarse "de recompensa",...